¿Cómo transformar un pensamiento?

//¿Cómo transformar un pensamiento?
  • Transformar un pensamiento - Thais Santoro

Como ya he escrito anteriormente en otros artículos, los pensamientos que experimentamos son capaces de estimular la producción de algunas sustancias químicas. Estas sustancias son las encargadas de producir las emociones.

Sabiendo esto, ¿te gustaría aprender a cuestionar tus pensamientos de tal forma que puedas transformar la emoción desagradable que este estimula? Si lo pones en práctica, siendo totalmente sincero en cada palabra que escribas, estoy segura que este proceso te generará una forma de ver las cosas muy diferente a la que tienes ahora.

Lo que te voy a explicar a continuación, viene fruto de mi investigación durante el tiempo en el que no he publicado artículos. Se trata de una nueva herramientas que facilita el proceso de cambio. Además, se trata de algo que las personas pueden utilizar por si mismas, de forma independiente.

Pequeña historia de su creadora

En 1986, una madre de tres hijos, que trabajaba desde casa y mantenía un buen nivel de vida, estaba atravesando una depresión bastante importante. Ya no salía de su habitación, y cuando vio el aspecto de su pelo, casi “pegado” a su cabeza, llegó a la conclusión de que no se había bañado en más de una semana. La situación llegó a su punto álgido cuando experimentó pensamientos suicidas que la hicieron tomar la decisión de internarse en una clínica.

Pero una mañana, desde su profunda desesperación, tuvo una revelación que transformó su forma de enfrentar la vida. Comprendió que sufría cada vez que creía que algo debía de ser diferente de como era, (“Mi marido debería quererme más”, “mis hijos deberían apreciarme”) y que cuando no tenía estos pensamientos, se sentía en paz. Entendió entonces, que la depresión no se debía al mundo de su alrededor, sino a lo que creía respecto a ese mundo. En un repentino despertar interior, entendió que intentamos encontrar la felicidad deseando cambiar, inútilmente, el mundo para ajustarlo a nuestros pensamientos de cómo “debería” ser.

Así, ella empezó a cuestionar estos pensamientos, teniendo en consideración la realidad tal cual es. Gracias a esto, empezó a experimentar una libertad y un gozo antes inimaginables. A partir de esta experiencia, desarrolló un método de indagación sencillo y, sin embargo, muy poderoso llamado “El Trabajo”, que hace posible casi cualquier transformación. Como resultado, una mujer deprimida y con tendencias suicidas se llenó de amor por todo lo que la vida le aportaba. Esta mujer es Katie Byron.

Ahora, con más de 70 años, ella continúa enseñando su método con cursos presenciales en EEUU y Europa.

Voy a explicar este método paso a paso

Se trata de un ejercicio que tenemos que hacer por escrito. Yo, incluso, he llenado un cuaderno transformando mis pensamientos.

Primero, escribimos un pensamiento que nos genere una emoción desagradable. Un pensamiento sobre una situación recurrente, un momento estresante, aunque haya sucedido una vez y se repita solo en nuestra mente.

Para aprender a utilizar ese proceso es mejor empezar con un pensamiento relacionado con otra persona, y no contigo mismo.

Responde a las siguientes preguntas por escrito. Para cada respuesta permítete hacer una visita mental al momento y al lugar del suceso estresante. Date tiempo, no lo hagas con prisa. Utiliza frases sencillas y cortas. Pon en el papel todo lo que te venga a la cabeza.

Juzga a tu prójimo:

1) En esta situación ¿quién te enfada, confunde, entristece o decepciona, y por qué?

2) ¿Cómo pretendes que esta persona cambie en esta situación? ¿Qué quieres que haga?

3) ¿Qué consejo le darías a esta persona en esta situación? ¿Qué debería o no debería decir o hacer?

4) Para que tú consigas ser feliz en esta situación, ¿qué necesitas que esta persona piense, diga, sienta o haga?

5) En esta situación ¿qué piensas de esta persona? Haz una lista. (Recuerda, se sincero y crítico. Califica con adjetivos como: es injusto, arrogante, deshonesto, inconsciente, se pasó de la raya, etc.)

6) ¿Qué hay acerca de esta situación que hace que no quieras volverla a experimentar nunca más?

Después de escribir toda esa información, podemos empezar a trabajar con ella. La idea de escribir es “congelar” estos pensamientos para así poder analizarlos. Los pensamientos tienen la habilidad de escaparse cuando los cuestionamos. Pero en un papel, se quedarán plasmados para siempre.

Ahora empieza la parte interesante. Cuestionar cada uno de ellos. Uno a uno.

Cuestionando los pensamientos – Las 4 preguntas 

Escribamos el primer pensamiento y hagamos las preguntamos pertinentes:

Ejemplo: Juan no me quiere.

1) ¿Es verdad que Juan no me quiere? ¿Sí o no? (si la respuesta es no, ve a la pregunta número 3)

2) ¿Puedo saber con absoluta certeza, que Juan no me quiere? ¿Sí o no?

3) ¿Cómo reacciono? ¿Qué sucede, cuando genero el pensamientoJuan no me quiere? Cierra los ojos y vuelve a la escena que te hace creer en este pensamiento. Mira como reaccionas, inspecciona cada detalle.

Pregúntate: ¿Este pensamiento me da paz o me causa estrés? ¿Cuáles son las imágenes pasadas o futuras veo y qué sensaciones físicas experimento mientras pienso y contemplo estas imágenes? ¿Qué emociones se producen cuando creo este pensamiento? ¿Comienzan a aparecer adicciones u obsesiones cuando pienso en esto? (Por ejemplo me activa las ganas de comer, salir de compras, beber, etc.) ¿Cómo trato a la persona implicada en esta situación cuando genero este pensamiento? ¿Cómo me relaciono con las demás personas y conmigo mismo?

4) ¿Quién o qué sería yo sin el pensamiento “Juan no me quiere”? Cierra los ojos nuevamente, e imagina cómo sería la misma escena si no experimentaras este pensamiento. Escribe, entonces, cómo sería. Ejemplo: Yo estaría más relajada, no sería agresiva con él, no me sentiría acorralada y por tanto, no me cerraría en banda, etc.

Es momento entonces de detenernos, observar nuestras respuestas. Es muy interesante tener en cuenta cuáles son las consecuencias que nos causa este pensamiento y qué pasaría si no fuésemos capaces de tenerlo. En este momento, nos damos cuenta de la fuerza que tiene un simple pensamiento.

Las inversiones

El próximo paso consiste en hacer inversiones de los pensamiento. Estas pueden ser de tres tipos.

  1. a mí mismo
  2. al otro
  3. al opuesto

Entonces, en este momento escribimos la frase original y una inversión. Después, encontramos por lo menos tres ejemplos específicos y genuinos que expliquen cada inversión, y su veracidad para nosotros en esa situación.

En el inicio nos va a parecer que no vamos a ser capaces de encontrar nada, hasta que todo empieza a fluir. Relájate y date tiempo para que las respuestas más profundas salgan a la luz.

Para que el artículo no resulte demasiado largo, he puesto solamente un ejemplo para cada inversión. No obstante, el mínimo debe ser de tres ejemplos para cada una de ellas.

Juan no me quiere – Yo no me quiero. (1. inversión a mí mismo)

Ej: No me quiero porque me obligo a repetir en mi mente una y otra vez esta situación, y eso me hace sentir muy mal…

Escribe nuevamente la frase original. Después, escribe otra inversión y busca tres ejemplos específicos que expliquen por qué esa inversión es real para ti cada vez que experimentas esa situación.

Juan no me quiere – Yo no quiero a Juan. (2. inversión al otro)

Ej: En esta situación me comporté fatal con él…

Escribe la frase original, otra inversión y busca nuevamente otros tres ejemplos específicos y genuinos que expliquen por qué esa inversión es verdad para ti.

Juan no me quiere – Juan me quiere. (3. inversión al opuesto)

Ej: En el momento en el que me echaba la bronca, me dijo que estaba intentando entenderme, pero yo no le dejaba porque huía y gritaba…

A veces no seremos capaces de encontrar todos los tres tipos de inversiones (1. a mí mismo, 2. al otro y 3. al opuesto). Esto no es un problema. Escribe todos los que puedas encontrar, siempre teniendo como punto de partida la frase original, que en mi ejemplo fue Juan no me quiere.

Repite el proceso

Repite este proceso para cada pensamiento que has escrito en las primeras “seis preguntas – juzga a tu prójimo”, del inicio del artículo. Empieza a analizarlos con las “4 preguntas de cuestionamiento de los pensamientos” y después haz “las inversiones”. Es importantísimo que no cambies el orden porque si no haces las 4 preguntas del segundo paso, no te darás cuenta del efecto que ese pensamiento tiene en ti, y en las inversiones podrías llegar a ser cruel contigo mismo. Esta, en ningún caso, es la idea del ejercicio.

Para la inversión de la afirmación 6, sustituye la frase “No quiero nunca más…” por “Estoy dispuesto a…” y después por “Espero con ilusión…” Hasta que puedas esperar con ilusión todos estos aspectos sin miedo, porque después de este ejercicio te darás cuenta de que lo que te hace sufrir no es la realidad. Son los pensamientos que experimentas cuando pasa, lo que realmente te hace daño.

El trabajo no está completo hasta que se convierta en acción. Vive las inversiones y compensa al otro, hazle saber lo que has descubierto. Habla sólo de lo que has hecho, no de lo que ha hecho el otro, porque esto es asunto suyo. Podemos incluso pedir disculpas y preguntar cómo podemos rectificarlo.

Para profundizar…

Este es “El Trabajo” de Byron Katie. Puedes bajar las hojas de trabajo en su página en inglés o en español.

Aquí los enlaces que van directamente a las hojas de trabajo.

Hoja Juzga a tu prójimo (las seis primeras preguntas).

Hoja Una creencia a la vez (las cuatro preguntas y las inversiones).

Ponlo en práctica y comparte con nosotros sus efectos en los comentarios aquí abajo. Me encantará leerlo.

Un abrazo,

Thais

¿Quieres aprender más para cambiar lo que desees en tu vida?
Suscríbete y te contaré sobre la espiral del sufrimiento

.

By | 2018-03-29T14:46:48+00:00 marzo 29th, 2018|Sin comentarios

About the Author:

Experta en Cambio (Life Management Coaching). "Trabajo con personas que quieren aprender cómo funcionan los cambios, para poder gestionarlos y volver a ser dueñas de sus propias vidas; logrando lo que desean. ¿Eres una de esas personas? Suscríbete arriba y te avisaré cuando las inscripciones de mi Programa Change Revolution vuelvan a abrir. Pero si quieres un proceso individual Marca tu Sesión de Evaluación aquí."

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.